Emperadores adoptivos
 
Nerva. Era cónsul en el momento de la muerte de Domiciano y fue nombrado emperador por el Senado y los pretorianos.

Trajano. Nerva lo adoptó como heredero y fue nombrado emperador después de él.

Adriano. Al fallecer Trajano, tomó unas cartas de adopción firmadas por Plotina, mujer de Trajano, y se proclamó emperador.

Aelio. Fue adoptado por Adriano en 136 pero falleció en 138 antes que el emperador.